Cena en casa

Recetas fáciles y originales para cenar en casa

  • Sopa de tomate asado
  • Croquetas de perdiz
  • Quinoa con calabaza y queso
  • Risotto de tomate seco y ajo negro
  • Carrilleras Thai
  • Tarta de calabaza
  • Patata morada y huevo de codorniz al ajo negro con trufa
  • Ferrero Rocher de foie y manzana
  • Langostinos panko con salsa teriyaki
  • Patatas con níscalos
  • Judías blancas con chorizo y morcilla
  • Pollo a la cerveza picante
  • Trimorrejo
  • Trenza de morcilla, rulo de cabra y miel
  • Galette bretona
  • Kofte turcos
  • Estofado de rabo de toro
  • Tarta de manzana a la crema de orujo
  • Hojaldre de salmón al eneldo
  • Garbanzos asados al curry
  • Muffins de pesto, tomate seco y aceitunas negras
  • Croquetas de pollo asado
  • Arroz rojo de otoño
  • Tarta helada de dulce de leche
Baklavas

Baklavas

0 Comments
October 30th, 2011
Hay cosas que llevan su esfuerzo pero tienen su recompensa. Los baklavas están en esa categoría. Fáciles de hacer pero llevando su tiempo, ofrecen su dulce recompensa en pequeños bocados francamente deliciosos …

Ingredientes (para 32 unidades)
Preparación

  • 300g de azúcar
  • 300g de nueces
  • 150g de almendras
  • 3 cucharadas soperas de canela
  • 250g (una tarrina) de mantequilla
  • 1 paquete de pasta filo (unos 400-500g)
  • 1 limón
  • Clavo
  • 75g de pistachos

  1. Pica las nueces y las almendras hasta que queden en trocitos (pero sin que queden en polvo) y mezcla en un bol con 100g de azúcar y una cucharada sopera de canela.
  2. Derrite toda la mantequilla al baño maría o en el microondas a fuego lento (es importante que esté fundida del todo).
  3. Con un poco de mantequilla, pinta la fuente en la que vas a preparar los baklavas. Extiende la pasta filo sobre una superficie plana y coge dos hojas para que hagan de base y colócalas en la fuente.
  4. Usa una cuchara para extender mantequilla sobre la pasta filo y a continuación echa una parte de los frutos secos. Coloca una hoja de pasta filo, échale mantequilla y más frutos secos.
  5. Repite la operación hasta que solo te queden dos hojas de pasta filo (que serán la tapa). Colócalas, aprieta el conjunto suavemente para que se compacte, échale mantequilla por encima y deja reposar en la nevera unos 30 minutos.
  6. Precalienta el horno al menos 5 minutos a 190º, y pon la bandeja durante 30 minutos a esa temperatura.
  7. Mientras tanto, puedes ir preparando el almíbar colocando en un cazo 200g de azúcar, dos vasos de agua, dos cucharadas soperas de canela, el jugo del limón con su cáscara y media cucharadita de café de clavo. Llévalo a hervir primero mientras lo remueves y luego déjalo a fuego medio durante unos 10 minutos. Saca del fuego y deja que se enfríe (puedes aprovechar el tiempo para ir pelando los pistachos).
  8. Saca la bandeja del horno y vierte con una cuchara la mitad del almíbar sobre la pasta filo. Espolvorea los pistachos picados por encima, espera unos 5 minutos hasta que se enfríe y vierte la otra mitad del almíbar. Deja reposar al menos 2 horas.
  9. Disfrútalo con un café fuerte o un té con mucho sabor. Ojo, los baklavas son pequeñas cargas de profundidad: una es una delicia, dos es vicio y tres pueden suponer una digestión contundente … ¡el que avisa no es traidor!.

Truco
La pasta filo la hemos cazado en la sección de congelados de El Corte Inglés (y no, no es lo mismo que la pasta brick). Un truco muy útil para pelar los pistachos es escaldarlos en agua hirviendo un minuto y luego en agua fría otro minuto. Así se pelarán en un suspiro (y puedes aprovechar el calor del horno para secarlos). Este postre aguanta de maravilla una semana larga si lo tienes bien tapado.

Content (RSS) | Comments (RSS) | Phloggin' theme diseñado por squarefour | Diseño extra por Cris | Alojamiento por CafeContinuo